22 mayo 2006

¿QUIEN DETIENE A ABUGATTAS?

A su lado, Jorge Mufarech parece un lord inglés.

Angie Jibaja parece un ángel ante sus embestidas de toro castrado.

Este impresentable de la política, este hombrecito que tiene más problemas con empinar el codo que el Canciller de la República; este alterado cuyo diagnóstico no tiene que ver con la vehemencia o la euforia, sino más bien con la psicopatía, una vez más, ha hecho de las suyas.

Y nadie le pone en su sitio.

Dice
La Primera que estaba ebrio. No sería novedad, de ser cierto. Pero eso no le da a derecho (es más, resulta un delito) emprenderla contra los demás, llenándolos de agravios, insultos y, ahora, golpes.

"Todo empezó cuando la Policía no le dejó pasar el cerco formado para resguardar al Museo de Antropología y Arqueología de Pueblo Libre, pues no estaba en la lista de los diez invitados por el candidato Ollanta Humala al debate"

Ni Humala lo quiere cerca (aunque tiene las mismas actitudes que el barbado nuevo congresista, como llegar a la hora que le dé la gana a una cita improtante para el país y protagonizando un incidente con una banderita peruana que lo colocó en evidencia).

La Razón señala lo siguiente: El primero en ser agredido fue el reportero gráfico de LA RAZÓN, Jean Marco Córdova, a quien, en pleno ejercicio de su trabajo, se le pretendió arrebatar su cámara fotográfica. Mientras evitaba el robo, recibió varias patadas por la espalda provenientes de los acompañantes de Abugattás. "Al doctor no le gusta las fotos", amenazaban los agresores.

En tanto, los nacionalistas, siempre rodeando a Abugattás, levantaban los brazos intentando cubrirlo de las cámaras. "Nosotros somos bravos, no saben con quién se están metiendo", comentó amenazante un miembro de su "fuerza de choque
".

A la Policía, que hizo simplemente su labor, les dijo que estaban “coludidos con los apristas”, lanzándoles insultos como “¿Qué relación tienen con esos hijos de puta”. El mismo calificativo con que agravió a Eliane Karp y los mismos gritos con los que se refirió a Gustavo Gorriti y Fernando Rospigliosi.

Ah, me olvidaba. También los llamó "rosquetes".

A Janet Mori, del canal 5, que le preguntó por qué armaba tal alboroto, el desequilibrado respondió: “Me has puesto el micrófono en la cara, malcriada”, y al instante se lo arranchó mientras sus acompañantes (la nueva barra brava, entre los que se encontraba un descendiente del ilustre jurista Jose Luis Barandiarán, que seguramente se moriría nuevamente al ver el tipo de juntas de su familia) intentaban agredir a su camarógrafo.

“Estaba borracho”, resumió Mori.

Según
La República, Abugattás agredió al fotógrafo de El Comercio, Enrique Cúneo, cuando lo fotografiaba durante su forcejeo con la Policía para ingresar con militantes hasta el lugar de la polémica. En ese instante, Abugattás empujó la cámara de Cúneo y le propinó un golpe. El fotógrafo respondió con un manotazo. Después del hecho, Abugattás intentó defenderse y dijo que fue el periodista quien lo había atacado.

Esto, con toda claridad, es una pésima y nefasta imagen para el próximo Parlamento,y además muestra la verdadera imagen enfermiza, violenta y autoritaria del humalismo. Después no se arrepientan...

Pero la pregunta sigue siendo ¿Quién detiene a Abugattas?

2 comentarios:

Muad'Dib dijo...

Es este tipo quien merece ser defenestrado de la política. Si bien representa a un sector matón y ebrio de la población, por el bien del país (hay que sacar la manzana podrida de la caja para que lo demás no se pujdra) debe regresar a su casa y pagar sus deudas con su dinero, y no con el que recibirá como congresista, gracias al dinero de todos los peruanos.

Cloud Strife dijo...

Ha los tipos que faltan el respeto de esa manera a la autoridad, las personas y la vida pública deberían fusilarlos!