30 setiembre 2007

ROBOFONICA EN EL PAIS-LODAZAL

Otra vez, Telefónica del Perú piensa que estamos en una intendencia de su virreynato anhelado, que compró en 1994 por un precio altamente sospechoso (conociendo ahora a todos los ladrones que albergó el fujimontesinismo, no dudo que hubo una coima muy grande en dicha transacción). Y esta poderosa transnacional cree que estamos en el mejor de los mundos o nos ha visto como insignes capullos, a los que debemos maltratar como nos venga en gana, sin pagar los daños y perjuicios correspondientes. Eso se llama mentalidad colonial (palo para los cholos y encajes con los felipillos que regentan el poder).


Lo que está sucediendo con los servicios de telefonía celular e Internet es intolerable. Movistar es un monumento patético a la inoperancia. El servicio de Speedy tiene demasiadas grietas y embustes como para tomarlo con calma. Las llamadas que se hacen desde/hacia un aparato que tiene estas siglas a menudo fallan su conexión, se le presentan interferencias, se cortan en el acto. Esta semana he tratado infructuosamente de comunicarme con algunos Movistar y la respuesta ha sido siempre: “Si desea, deje su mensaje después de la señal”. ¿Y? bueno, ese un problema que estamos tratando de solucionar, agradecemos su comprensión. ¿Y lo que pierdo con esta falla en el servicio? No viene con el recibo, señor. ¿Y cuando me paso un día por no pagar el servicio, en comparación por todos los días que no puedo comunicarme con debido a su ineptitud? Lo siento, debe pagar los cinco dólares que cuesta reconectarse.

El ancho de banda del servicio Speedy se encuentra saturado, el DNS se loquea (yo vengo sufriendo este asunto desde Lima, seis meses atrás, e incluso tuve la ingenuidad de pensar que la culpable era mi PC, dándole el beneficio de la duda a esos fariseos). En Loreto, al no haber fibra óptica (por un inexplicable espasmo de angurria mercantilista), las conexiones son satelitales, pero son tan lentas que para abrir tu correo, mejor espera sentado, honey, porque probablemente te vayas a aburrir de otro modo. Y no pretendas ver un video de Youtube ni se te ocurra descargar formatos MPG o digital, porque no tendrás suerte. Además, el sistema se corta constantemente, y debes acceder mediante tu línea telefónica fija. Si llueve, por ventura del destino, mejor vete a ver tele, el servicio se pone pesado o se ausenta. La gran red, que te permitiría tener la posibilidad de ser vehículo de saber, conocimiento e interconexión en tiempo real, por estos lares es solo una pintura rupestre para googlear en clave hemipléjica (encima ¡te venden su antivirus luego de que tu máquina se haya infectado totalmente debido a varios fallos de sus redes de seguridad!)

Claro, son abusivos porque saben que tienen de lado de ellos a una cueva de ladrones y lambiscones que le hacen la patería y le levantan las ganancias en OSIPTEL (el ente que debería defender a los usuarios, ja). Nos quieren chantar el hecho de que su capacidad de servicio sea tres veces menor que sus clientes (cómo si fuéramos los culpables de tamaño farisaísmo) Y cuando, por ventura de Dios, sale una ministra Verónica Zavala a decir que hay errores como el colapso del terremoto de Ica y deben pagar las consecuencias, aparecen todos sus abogaditos (esos que son felices por sus cinco mil dólares mensuales, más regalías) y buscan empapelar al Estado, qué va, hay que defender el contrato, la libre empresa, la Constitución y las reglas de juego económica, qué va. Señora Ministra, hace mucho tiempo que venimos padeciendo nuestra propia catástrofe con el servicio de este operador.

Y claro, de nosotros dos - al revés del maestro Ernesto Cardenal - yo pierdo más que tu, Telefónica porque a mi me sacarás 12 soles por supercarga y 300 minutos de los que solo uso 60 debido a que no puedo conectarme, y pierdo 5 dólares porque de un momento a otro me cambian el plazo límite de la cancelación de deuda (y son incapaces de reponerme los minutos, las horas, los días que no pude tener un servicio decente), y pierdo tiempo y he perdido una chamba; pero tú, Telefónica no tendrás otro país donde las cosas te sean tan fáciles, donde es rentable hacer lobby en las altas esferas, donde un Premier ha sido insigne gerente de tu directorio, y donde varios ministros del rubro han terminado comiendo de tu mano, donde todos los presidentes te rinden pleitesía, donde le esquilmas al pobre usuario y le das un servicio por el que te expulsarían de cualquier republiqueta bananera. Si, Robofónica del Perú que da el servicio del siglo XIX y cobras como si estuviera en el XXV y nadie le dice nada, nadie le toca, nadie le hace sentir el peso de las leyes de un país con dignidad y consideración por sus ciudadanos, siempre será la ganadora en medio de este lodazal de cerdos que se refocilan con las manzanas podridas que le arrancharon a los pobres.

Con razón Alberto Fujimori era un héroe para estos tiburones ibéricos de guante blanco y criolla trapacería. La química del delito y la concha eran – y aún son - instantáneas.

1 comentario:

Ramiro Celis dijo...

El gobierno debería crear un mercado libre abierto a la competencia, sólo así, se podrían tener otras opciones en la telefonía fija y móvil, lamentablemente el contrato que convirtió a telefonica en un monopolio aún sigue vigente y afectando a miles de usuarios que necesitan un servicio de calidad. En el Perú pagamos el 40% más que en otros países por el servicio telefonico. De este modo, con la protección del estado a telefonica que podemos reclamar los clientes, sólo esperar que a los actuales políticos les de algo de sensibilidad humana con sus ciudadanos y hagan algo para frenar la horda de abusos y malos tratos de esta compañia trasatlántica.