17 setiembre 2007

DORIS MOROMISATO PRESENTÒ "PAISAJE TERRESTRE"

La destacada poetisa Doris Moromisato presentó el viernes a las 11 de la mañana su último poemario Paisaje Terrestre en el marco de la IV Semana del Libro de Iquitos, organizado por Tierra Nueva Editores.

La cita fue en el Instituto Superior Pedagógico Loreto y contó con la presencia de un gran número de público, además con los comentarios especiales de este blogger, que se encargó de ponderar las virtudes de este nuevo trabajo de Moromisato, quien además es directora de cultura de la Cámara Peruana del Libro.



Moromisato, por su parte, leyó algunos poemas de su última producción, además algunos antiguos y valoró el esfuerzo de Tierra Nueva en la realización de este trabajo, además se encargó de anunciar las gestiones para la realización de una versión descentralizada de la Feria Internacional de Lima del próximo año, con la presencia de escritores internacionales de primer nivel en nuestra ciudad.

Aquí les dejamos con el poema CUERPO DEVORADO POR PAISAJE URBANO, incluído en Paisaje Terrestre:

La calle viene y va tras el filo de las veredas
¿me dirás alguna vez por qué los cuerpos giran como los remolinos
sacudidos por el viento,
aplastados por el sol?
Cuando tenía cuatro años contemplé un eclipse.
Mudas las gallinas se entregaron a un confuso sueño
¿por qué los astros flotan en la penumbra y yo no?
En la boca de mi estómago la náusea
navegaba
y el día era del sol, mi padre era mi padre
y un cerro jamás podría ser un zorro,
las palabras buscaban sus objetos:
viento, silla, piedra, nube, arroz, corral
¿por qué llegaba la noche y se llevaba mi mirada?
¿por qué la luna envolvía con su frío abrazo mi corazón?
A punto de cruzar la calle la pena me devora,
la vida vuelve a descolgarse como un trapo cuando observo
tu mirada atrapar los cuerpos
(nada que no mires existirá en tu alma).
Transitas y otra vez de tus entrañas
una música emerge como la luna.
Cuídate de sus tibias sombras.
No Kafka, no Hesse, no Heidegger, no Lispector.
26 Cuídate de los eclipses.
Si has de vivir abre tu corazón como una sandía,
húndete en la carne hasta hallar la inmensidad del alma.
Toda de agua es la vida,
su jugosa pulpa te pertenece,
porque eres bella porque la vida se incuba en ti
como las palabras que atrapadas en mí salpican
incontenibles por mis dedos.
Si hubieras estado esa mañana para detener
el eclipse de mi niñez
ya no te habría contado estas cosas
ni te habría condenado a vagar por los mundos
buscando la palabra
que nos salve a mí de ti
y a ti de mí
que nos salve
de la palabra tristeza
y de la palabra naufragio.

No hay comentarios.: