25 marzo 2006

UN PACTO DEMOCRATICO SE IMPONE (UN ARTICULO DE JUAN CARLOS TAFUR)

Sea cual sea el resultado de la primera vuelta –en lo concerniente a si es Unidad Nacional o el APRA el que siga en carrera (aunque todo permite pronosticar que será Lourdes Flores la que defina con Humala)–, se impone desde ya la necesidad de conversar.

No creemos que se trate de una fórmula surgida de la necesidad de derrotar al líder nacionalista, ya que poco va a importar la decisión de las cúpulas partidarias a la hora de orientar el voto en la segunda vuelta.

Si es Lourdes Flores quien pasa, que García “ordene” votar a favor de ella o se pronuncie al respecto, no va a movilizar su caudal de votos automáticamente en ese sentido.

Lo mismo si el que pasa es García. Ninguna indicación, por más explícita que sea, de Lourdes Flores hará que su bolsón electoral se mueva digitadamente hacia la estrella aprista.

Lo que es urgente ponderar es la necesaria conversación entre el APRA y Unidad Nacional para establecer puntos de contacto a partir del 28 de julio. Si uno de ellos es gobierno, sin duda, pero también, inclusive, si al final el triunfo se lo lleva Humala.

Es más, podríamos decir que con mayor razón, en ese escenario, será vital para la democracia que los dos eventuales pilares de la oposición se unan para evitar que se ciña sobre el Perú el riesgo de un proyecto autoritario.

Es la hora de los pactos. Es la hora de recuperar lo que ellos significan para la gobernabilidad democrática. Un pacto es un toma y daca político, no es una repartija de cargos y membresías protocolares.

Lo ideal sería un cogobierno con todas sus letras, pero tal vez eso sea mucho pedir a nuestra clase política, malacostumbrada a exacerbar las pequeñas diferencias y construir murallas a partir de ellas. Pero al menos sí será imprescindible una alianza política programática que permita conducir por buen camino al país en el quinquenio venidero.

No estamos, además, frente al APRA de las catacumbas o la derecha oligárquica, sino ante un partido que como el de Alfonso Ugarte ha hecho esfuerzos notables por ser una opción socialdemócrata y un socialcristianismo que ha sabido darse cuenta de que el mercantilismo empresarial es un lastre que debe tirar fuera de borda. Es sólo cuestión de madurez y sensatez.

(Tomado de edición del diario La Primera del día sábado 25 de marzo)

1 comentario:

Blanca Nieves dijo...

ESE EL ERROR DE LA PARTIDOCRACIA. INCLUIDO LOS SEUDO LIDERES DE LO POLITICAMENTE CORRECTO.

CREEN QUE SIENDO SOLAMENTE MENOS DEL 30% DE LA POBLACION. QUIEREN GOBERNAR AL OTRO 60% RESTANTE QUE ESTAN EXCLUIDOS DE SUS CONTUBERNIOS Y ACOMODOS.

QUE SOLO FAVORECEN A LA CORRUPCION DE POLITICOS Y MERCADERES EMPRESARIALES QUE SE BENEFICIAN DE LA INJUSTICIA Y EL USO Y ABUSO DE LOS ESTAMENTOS DEL ESTADO COMO EL PODER JUDICIAL, EL PARLAMENTO Y EL EJECUTIVO.

HACIENDO COMPONENDAS A ESPALDAS DEL PUEBLO MAYORITARIO DEL PERU.ESO ES DEMAGOGIA BURDA Y FALAZ QUE NO TIENE NOMBRE.

DEPLORAMOS A TODA, TODA LA PARTIDOCRACIA Y A SUS ASALARIADOS DE LA PRENSA AMARILLA SIN VALORES NI MORAL PARA SER GOBIERNO.