13 julio 2006

¡NO MALTRATEN A "LAY FUNG", EL PERRO GUARDIAN!

El Ministerio Público investiga el caso y decidirá en los próximos días la suerte del perro guardián de raza Rottweiler que provocó la muerte de un delincuente que intentaba ingresar en una cochera, que también funciona como almacén de artefactos electrodomésticos, en el centro de Lima.

Nadie sacrificará a 'Lay Fung', porque eso no es justo", expresaron los trabajadores de la cochera ubicada en la avenida Abancay 627, centro de Lima, lugar donde el perro atacó a mordiscos a la víctima, quien respondería al nombre de Wilson Paredes Quispe (30), 'Pitufo'. Agregaron que al animal se le debería hacer un monumento, pues sólo cumplió con su deber y se portó a la altura de un guardián. "Nosotros haremos lo posible para salvar a 'Lay Fung'

El can de cuatro años está internado en el Centro Antirrábico, donde permanecerá hasta el 22 de julio, en observación de los veterinarios que determinarán si tiene o no rabia.

Las pruebas a las que son sometidos los canes miden su capacidad para prestar un adecuado servicio en alguna de las especialidades mencionadas, así como su condición física para el entrenamiento.

La Asociación Amigos de los Animales aseguró que la ley 27596, sobre el régimen jurídico de los canes, ampara al perro guardián. Según el régimen jurídico de canes, los perros que ocasionen muerte o heridas severas a una persona deben ser sacrificados; sin embargo, esta misma norma exceptúa a los animales que actúan en defensa de la integridad de sus dueños, de la propiedad privada de éste o en defensa propia.

Según el Código Sanitario, está prohibido rescatar un animal potencialmente peligroso, "si no ya lo hubiésemos recogido", agregó un vocero de la mencionada institución.

La Policía Canina no puede admitir como donación al citado perro de raza Rottwailer debido a que el animal tiene cuatro años de edad y el límite para el ingreso a esta dependencia policial es de dos años de edad.

El abogado Luis Lamas Puccio precisó que los dueños de 'Lay Fung' podrían ser procesados por homicidio culposo o doloso, de comprobarse que hubo una negligencia previsible, al exponer la vida del ser humano a las agresiones del can en un lugar público. "Podrían ser condenados a seis años de prisión. Por la ferocidad con la que actuó el animal, deberían sacrificarlo porque es un peligro para la comunidad", refirió el letrado
.

1 comentario:

El Perfekto Man dijo...

no me parece de nivel tratar temas tan domèsticos como hacer una campaña en defensa de un animal, para eso creo existen instituciones. Creo que hay temas mas interesantes que tratar no ?