21 diciembre 2005

50 COSAS QUE NO ME GUSTAN DE IQUITOS

Se me ocurrió realizar un ejercicio, en el delirio de mi neura, del propio auto exilio. A todos nos gustan muchas cosas de la ciudad en que vivimos. Sin embargo, hay muchas más que nos disgustan, nos parecen desagradables, parecen intolerables. Sin ánimo de ofender a nadie, pero con la absoluta obligación de la honestidad (valor que algunos que hablan tanto de ética periodística y cobran por todos lados el dinero de los publirreportajes no entienden aún), hacemos nuestra modesta lista negra, en nombre de la ternura violenta - o violencia tierna, de que hablaba Mario Vargas Llosa – que nos produce de cuando en vez la ciudad más entrañable del planeta:

- Sus políticos, sin excepción. En mayor y menor medida, son egoístas, mentirosos, mediocres, corruptos y vengativos.

- La sabiduría tan retorcida de sus líderes, que prefieren gastar millones de soles en un elefante blanco para dos semanas antes que invertir en implementación de hospitales, colegios, reparación de pistas y obras realmente urgentes.

- El Monumento al Juane y el Escudo del Pollo, símbolos de la más absoluta eminencia gris del liliputiense creador de esos desatinos.

- La extraordinaria destreza de sus funcionarios públicos, que ante un problema pequeño, proponen soluciones tremebundas; ergo, la matanza de gallinazos para solucionar el asunto del relleno sanitario.

- La absoluta impunidad con que se suelen conducir los líos referidos a militares, eternos padrinos del “aquí no pasa nada”.

- Los periodistas alquilados, los locutores que hablan como limeños y berrean como asnos, los editorialistas hipócritas, los programadores musicales que destrozan el buen gusto más elemental y los redactores que maltratan el idioma diariamente.

- Sus movilizaciones patrióticas y repletas de palos, piedras y maleantes disfrazados de luchadores sociales.

- Los miserables que se dedican a comerciar con las debilidades humanas, aquellos que en plazas, parques, restaurantes y hoteles (incluidos los cinco estrellas) se ofrecen, solícitos, a enganchar a los “clientes” con menores de edad que, increíblemente, se prostituyen a módico precio, a vista y paciencia de todos.

- Sus maestros y profesores desactualizados, algunos proclives a la intemperancia y otros proclives al dinero por lo bajo para limpiar las culpas académicas de sus alumnos.

- La contaminación atmosférica criminal que genera la empresa TRENSAC en todo Punchana, los que colocan dragas en el Nanay, los que ensucian sin pudor los lugares turísticos, los chambones que creen que el ornato es tacho de desperdicios de sus poco respetables pocilgas.


- Sus motocarristas sucios, sordos, tercos y suicidas.

- Los locales absolutamente conchudos que ponen su música y su volumen a tan alto nivel que colocan a los vecinos al borde de tres inevitables situaciones: el insomnio perpetuo, la crisis nerviosa o el flujo inmediato de los instintos criminales.

- La absoluta falta de creatividad de los comerciantes, que ante un nuevo negocio lo mejor que saben hacer es copiarlo.

- Los terribles servicios que brindan las compañías de agua, luz y teléfono, así como su absoluta conchudez al momento de cobrar un servicio que brindan tarde, mal o nunca.

- La nula importancia que brindan las autoridades hacia la cultura, los cuentos de millones de soles que no aparecen, las ofertas editoriales que se pierden en la bruma del olvido y los burócratas expertos en el arte de birlarse joyas artísticas que tienen a su cargo.

- El espantoso diseño arquitectónico del Boulevard, obra y promoción política de los absolutos necios y sus respectivos compinches.

- Sus escritores regionalistas, onomatopéyicos y autocomplacientes (por lo general desprovistos de talento y repletos de venenosa maledicencia).

- La ausencia de teatros, galerías de arte, auditorios específicamente acondicionados para presentaciones musicales, librerías, espacios de cine auténticamente valiosos y los centros de debate intelectual necesarios para el enriquecimiento del espíritu.

- El apoyo insufrible para músicos que destruyen toda belleza melódica con tonadas cansinas, bobaliconas, absurdas, y, al mismo tiempo, se permita que experimentos novedosos, interesantes, encaminados como “Bombobaile” se ahoguen en el marasmo de la indiferencia.

- La desmesura con el que se cierra la Plaza de Armas los días de eucaristía, mientras que en otras iglesias o centros de religión se sigue permitiendo que se celebren servicios en medio del ruido infernal (¿“pavo de doble pechuga” , escuché por ahí?)

- Las misas con olor al más envolvente y desagradable perfume francés.

- Las paradas militares semanales, las conminaciones patrioteras a servir a la patria cantando el Himno Nacional con la mano al pecho y gritos destemplados, la obligación de los desfiles escolares y la doble moral de los que lo propugna, alientan y justifican.

- El descuido en que se encuentran las casas del Patrimonio Arquitectónico de la ciudad.

- Las casas con Corazón de Jesús en la entrada y su foquito rojo más.

- Los disfuerzos “fashion” del sector más acomplejado de su clase media.

- La absoluta frivolidad e ignorancia de su alta burguesía.

- El chisme y el raje, que parecen ser los deportes locales más practicados, por encima de la infidelidad conyugal y las borracheras domingueras.

- La hipocresía de todos, sin excepción (especialmente de aquellos que suelen decir tantas cosas y practicar otras, subrepticias, y que alucinan que nadie las conoce).

- Los cánones de belleza que asumen que un vestido con bobos y gasas o un polo deportivo de algodón - con estampado, todavía - son síntomas de alta moda.

- Los valsecitos cojudos, estilo “Amanecer Loretano”, “La Perla del Huallaga” “Amanecer Loretano” y demás análogos.

- Las madres casamenteras, así como las hijitas especialistas en el arte de seducir en busca de un hombre bueno que les compre una casita y un televisor.

- Los padres que creen que el hijo más hombre es aquel que debuta a los doce años en el Teletroca.

- Sus columnas periodísticas de Sociales, ejemplos vivos del sin sentido, la adulonería más procaz y la hipocresía más álgida.

- Sus borrachos atorrantes y fuera de tono que atiborran el Complejo del CNI y el Agricobank.

- Que no tengamos, siendo una de las ciudades más influyentes del país, un respetable equipo de fútbol en la primera división

- Que tengamos un campeón como el “Maravilloso” Tanchiva que debe entrenar en un muladar como la Bombonera o hacer sus ejercicios en ese depósito de fierros viejos que es el gimnasio del IPD.

- Esa muy particular costumbre loretana de escupir (con flema verde incluida) en donde se le ocurra al cochino de turno.

- Esos kilitos de más que preceden a Ofelia Chávez y a las bailarinas de Explosión que les impiden llegar (aunque por muy escaso margen) a la perfección femenina.

- Los actuales Disc Jockey de la(s) discoteca(s) “de moda”, que son unos esfinges del lugar común y la falta de conocimiento de nuestros gustos y géneros preferidos.

- El eufemismo “¿alguien que quiera conversar?”,convertido en referente de “¿quieres tener sexo conmigo?” con que se atiborran las líneas monotemáticas y mononeurales del canal de chat #Iquitos del MIRC.

- Los tragos exóticos, que incluyen la bárbara costumbre creada del sufrimiento de un animal, como el achuni, para fabricar un afrodisíaco tan ridículo como el “achuni ullo”, al que la atrevida ignorancia le otorga “facultades amatorias” (¡salvajes!).

- El suri frito, el guiso de motelo y el chilcano de carachama.

- Los huevos de taricaya en el desayuno.

- Las papas fritas del Ari’s Burger (últimamente han degenerado en algo francamente difícil de digerir).

- Los tragos destructivos del “Musmuqui”.

- Los chivitos manolarga del “Adonis”

- Las calles repletas de huecos, buzones sin tapas y semillas de aguaje.

- La proverbial haraganería cívica de algunos – varios – de sus habitantes.

- Los que a veces, a punta de miseria humana, violencia y su demencia criminal, se empeñan en romper la imagen apacible y pacífica de esta ciudad.

- Que tenga que ser yo el recopilador de estas excentricidades.


Y usted, amable lector ¿ya confeccionó su particular inventario de desvaríos?.



Pd: Para quienes creen que en Iquitos se reduce sólo a 50 subjetivas cosas que no nos gustan, también podríamos poner 50, 500 o 5,000 cosas que sí nos gustan, todas las cuales pueden ser ubicadas tambien en este blog, con el título "50 cosas para querer a Iquitos". para que algunos truculentos y lentos lectores no piensen tan mal. Aquí pueden encontrarlo clikeando este post.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

como turista una de las cosas que no me gusto de iquitos es que a los visitantes turistas al momento de cobrarles la cuenta en los restaurants se les paga con billete de S/. 50.00 cincuenta nuevos soles el vuelto te dan de S/20.00 veinte nuevos soles y te insisten que les has dado 20.00 te estafan 30.00 nuevos soles, esa especialidad tienen las damas que atienden los restaurants de todas las categorias eso se llama robo

turista

Anónimo dijo...

Soy de Iquitos, y como tal me duele saber que un loretano tenga tan poco amor por su tierra y sus costumbres. Lamento que lo primero que se te ocurriera fueran las 50 cosas que no te gustan, y despues por cobardia y quedar bien con los demas escribas las 50 cosas que si te gustan!!! Osea!!! Ubicate, no puedes pretender quedar bien con todos.

Me averguenza tener un paisano como tu, que en lugar de querer ayudar a su ciudad y señalar lo positivo se fije solo en lo negativo.

Una Iquiteña.

Anónimo dijo...

Yo quiero agregar una mas, la gente necia como tu que usa su "talento" e ignorancia en prejuicios, muchas veces mal dados, hacia una ciudad con espiritu propio como es Iquitos. Yo no soy de Iquitos pero pase muchos anhos alli. Es cierto que la influencia del turismo ha cambiado muchas costumbres y tambien es cierto que hay corrupcion. Que del caracter alegre del iquitenho? que de los deliciosos platos que uno experimenta solo en esta tierra? Cual es tu objetivo con esta pagina? Si vieras como son los indus u otras culturas asiaticas. Primero aman lo suyo, luego el resto. No al reves. Mira sus peliculas, ves otra cara que no sea indu? no, mira nuestra TV, ves algun peruano?? algun cholo? No. Despierta y descubre tu cultura, atorrante.

Pako Bardales dijo...

Hay quienes se sienten ofendidos, pero posiblmente si leyeran un poquitos más arriba, también se dieran cuenta que hay un listado de 50 cosas que me encantan de iquitos, que como puedo señalar en ese mismo articulo, podrian ser facilmente 500 o 5,000. Un poco más de tranquilidad no haría nada mal, además de saber leer todo el paisaje, y no quedarsae, como siempre, en el bosque particular de los complejos.

Saludos

jily dijo...

Sabes que, me parece que quieres mostrarte como el bacan, como el regio. Ubicate, estas hablando de la tierra donde naciste. A muchos de los que estamos fuera, el solo hecho de escuchar el "amanecer loretano" nos transporta a nuestra tierra. No te digo nada acerca de la corrupción, periodistas y etcetera, porque eso sucede en todas partes. Escribes como si estuvieras descubriendo el mundo, cuando todos sabemos que en todo el Perú hay corrupción y lo que enumeras ahí, sucede en todas partes, por lo que no es necesario que pongas a nuestra ciudad como si fuera la abanderada de todo ello, Ubicate papanatas

A. Salles. dijo...

Saludos paisanos de la Amazonía, no soy de Iquitos, pero aprecio la ciudad básicamente por los bellos paisajes que brindan sus noches, unas tranquilas y otras agitadas, sus amaneceres y atardeceres, y su gente que demostrando su amor por lo propio se anima a responder el artículo escrito por una persona que creo, ama a su tierra natal, y lo digo no porque lo conozca ni me sienta identificado con sus posibles gustos...

Me atrevo a decir que siempre hace falta que se vea y se subraye lo malo de algunas cosas, no por jactarse de ello, sino para crear conciencia a través de un mecanismo de defensa que trabaje con la población en general (¿Psicología colectiva? =/), a mí también me parecen muy grotescos algunos defectos que tiene ésta ciudad, que si bien no es la única que los debe tener, pues debería esforzarse por evitar conservar... Creo, admirados lectores, que es plausible que alguien mire primero sus defectos para luego señalar los defectos de los demás... En conclusión, creo que lo que el autor quiso decir fue: ME DA PENA QUE IQUITOS TENGA ÉSTAS COSAS, ¿USTEDES QUE OPINAN? ¿VERDAD QUE SÍ? PUES PODEMOS HACER QUE ESTO CAMBIE, ¿TIENEN ALGUNA IDEA?... La crítica (constructiva) siempre es buena, señores, juzguen ahora de acuerdo a sus convicciones...

Se despide de ustedes, un amante de la naturaleza hermosa que le regaló esta tierra (me refiero a la Amazonía en general).

Edgar Franco dijo...

Hey Paco, gracias por hacerme reir tanto. Fue recontra divertido y no podrías haber dado con el punto mejor de lo que lo hiciste. No sé porqué hay gente que se ofende o siente afectada con tu artículo? El que no la debe, no la teme. Es cierto, hay que reconocer nuestras deficiencias, y no ser tan ciego o tratar de tapar el Sol con un dedo. Al mismo tiempo, como loretano, soy consciente de que tenemos cosas maravillosas que no las encontraría, y por cierto las extraño, en ningún otro lugar del planeta sino en Iquitos.
Sigue adelante, resaltando nuestras falencias y virtudes como lo has hecho hasta ahora.
Edgar Franco

Anónimo dijo...

Hola a todos. Nací en Iquitos pero estudié y viví una parte importante de mi vida en Lima, ahora radico en España vuelvo de cuando en cuando a la ciudad que me vió nacer y donde tengo a mis padres, hermana, amigos y seres queridos en general. Es cierto lo que dice Paco Bardales, es sorprendente la haraganería de la gente, es sorprendente el complejo que tienen no todos supongo pero si la gran mayoría de las personas iquiteñas, me sorprende lo chismosos y descarados que son, vamos que tampoco por decir las verdades no dejo de amar a mi tierra que siendo un paraiso natural en el planeta, esté tan tristemente desprotegido.

Anónimo dijo...

weno concuerdo en cierta parte con tu lista a no ser por un detalle... el punto en el q mencionas a los motocarristas como sucios, tercos, etc. Esta bien hay muchos q son asi como en cualkier trabajo... pero tambien hay buenos elementos q damos un buen servicio a la poblacion por lo tanto no me gusta lo q dijiste. Me senti ofendido a pesar q no soy nada de eso, al contrario soy muy limpio, educado, y me gusta manejar con precaucion, asi q si pudieras corregir ese punto y poner "Gran parte de los motocarristas son sucios, tercos, suicidas y lo q kieras, pero nunk faltan akellos q te hacen sentir bien y seguro.

Paco Bardales dijo...

Hola:

No pretendí ni pretendo hacer una generalización del tema, solo indico que una mayoría de los del rubro en que trabajas tienen dichas características. Felizmente tú no lo eres y en ese sentido es bueno saberlo, pero sería bien bacán si también los demás pudieran contagiarse de tu ejemplo.

Por lo demás, felicito tu capacidad cívica

Saludos

Anónimo dijo...

Cuando te leí, noooo podía creer q alguien pensara como yo, se q hay muchas razones para querer a mi ciudad, pero por ahora también hay cosas q me encolerizan, por ej. los motocarristas, son lo peor q existe después de los chóferes de los obnibuces, en realidad hay muchas cosas q no soporto, como por ej a la gente mal educada, q pinta paredes, que tira su escupe en cualquier lado, a mi me han caído muchas veces partículas de estas en la cara, los hombres q se tocan los genitales sin importar q hay mujeres y niños alrededor, y por cierto como olvidar al complejo del CNI, la gente prácticamente a perdido los valores, recuerdo muy bien q mi hermano siendo menor de edad podía entrar ahí, y hasta cerveza compraba, bueno culpa de mi hermano, pero, es cierto la moral y los principios ahí no existen, muchos hombres dejando a sus mujeres e hijos en casa por pasar un momento agradables al lado de otra, dirás eso se ve en cualquier ciudad, pero ojo, aquí puedes ver a gente conocida gente que debería ser ej para los mas jóvenes, maestros de escuela, universidad, médicos, alcaldes, etc, etc, hasta curas, y no me digan q no, por q yo lo he visto, y q decir de la música, dicen q es explosión es el orgullo de la región, pero q va, nada mas equivocado para mi, prefiero mil veces a la tigresa, por q es autóctona, a flor del oriente, q inspiran y motivan a investigar sobre mi música, pues esa música no la encuentras fácil, hasta Juaneco me representaría mejor, solo q Loretanos no son, en fin, si en el Perú el Loretano es conocido por ser alegre y buena onda, tb es coconido, por haragán, de mal gusto, y hasta de ignorantes nos pintan, y mira q yo me incluyo por q yo tb soy de aquí, pero lucho contra los malos habitos y costumbres, en finnnn…, yo estoy feliz de haber nacido aquí, pero tb hay cosas q me hacen muy infeliz

willo dijo...

Desde tpp
Amanecer Loretano quien te pudiera pintar con un pincel en la mano tu belleza retratar, es hermoso este tema poesia para el alma Loretana y amantes de la poesia; en tu dilema de ser tibio ni frio ni caliente ya pues cho ubicate.