13 junio 2008

¿Todos los "cholos" son "malditos"?

No nos reponíamos del caso Ermenegildo, el Grupo 5 y Vane Delacroix, y al toque otro flagrante caso de racismo, combinado con un poco de estupidez policial.

Un grupo de ciclistas profesionales fueron confundidos con una banda de delincuentes, apodados "Los Malditos de Larcomar". Salieron en la tele humillados y enmarrocados, fueron presentados por la policía como unos vulgares-cualquier-cosa y sentenciados por la opinión pública adormecida y los medios sensacionalistas.


(Foto: La República)

Pero ahora resulta que su único pecado fue estar en el lugar equivocado y tener rasgos andinos y piel trigueña. Perú 21 nos trae la nota:

"Ayer, después de una semana de permanecer entre barrotes, fueron liberados por el Ministerio Público los ciclistas Abraham Nina Márquez, Jorge Chávez Cárdenas, Daniel Távara Cárdenas y César Cavero Saavedra, luego de que la fiscal Magda Ato determinara que las pruebas presentadas por la PNP son insuficientes.

Todo ocurrió el jueves pasado. Los cuatro deportistas se dirigían a Larcomar para presenciar un evento de ciclismo cuando la Policía los intervino de manera violenta.

"Nos esposaron sin hacer preguntas. No pudimos ni hablar y hasta nos golpearon en la comisaría", refiere Nina. Según el abogado de los implicados, Michael Meza, al parecer, los agentes los habrían confundido con una banda de asaltantes que opera en Miraflores solo porque viajaban en motocicletas de carrera y por su aspecto físico. "Se trata de un caso de discriminación evidente", puntualizó.

Lo increíble es que, el día de la intervención, el mismo alcalde Manuel Masías y el jefe policial del distrito, Luis Flores, los presentaron a la prensa como peligrosos delincuentes mostrando como pruebas cinco celulares, una cámara de fotos y un reproductor de música, el supuesto botín del día. Horas después, los familiares de los detenidos presentaron las facturas de los artículos."


Lo que más me jode es que el propio Manuel Masías, que ha demostrado evidentes manifestaciones de no ser muy ecuánime en su amplitud de criterio, se haya prestado a la pantomima. Y que una vez más, los "cholos" siempre tengan que pagar los platos rotos de la idiotez. Y nadie tenga la culpa de nada.

¿Quién le devuelva la dignidad perdida y los malos ratos a estos ciudadanos peruanos? Masías ¿qué dices? o ustedes, tombitos ¿les gustaría que eso les pasara a sus hijos?

Racismo, otra vez. Discriminación, otra vez ¡qué vergüenza!

Link: Marco Sifuentes y Esther Vargas siguen el caso.

3 comentarios:

MARTIN ASPAJO DIAZ, Iquitos, Perú dijo...

ASI COMO HICIERON UN SHOW PRESENTANDOLES COMO BULGARES DELINCUENTES, QUE HAGAN IGUAL PERO AHORA PIDIENDO UNAS DISCULPAS HA TODA LA NACION, POR LA LIGEREZA DE LAS AUTORIDADES COMPROMETIDAS.

Paco Bardales dijo...

Mínimo ¿no?

De acuerdo contigo

Anónimo dijo...

Reparación civil por agravio contra la libertad individual, se llama la acción judicial que deben hacer los agraviados. En este país nadie pide disculpas, menos los que están en el poder. Así que sin asco y sin contemplaciones, deben meter sendos procesos judiciales al Alcalde de M. y a la tombería y fácil ganan. Empapelarlos hasta la pared del frente. De paso, hasta queman la carrera política del orangután Masías.
Alegar "discriminación racial" no es objetivo legalmente. Tal vez sea efectivo a nivel de los medios que en este tema han redescubierto un nuevo filón de "hacer" periodismo últimamente.
Anónimo loretano.