13 junio 2007

ZODIACO: NUNCA ES TARDE PARA ENCONTRARTE


Hay gente a la que no le gusta Zodiaco. Dicen dicen que es muy intrincada, que es compleja y que dura mucho...Coño, Spiderman 3 y Piratas del Caribe en el fin del mundo duran igual o más y son ni la mitad de cautivantes que esta última cinta de David Fincher. Anyway, no se le puede pedir peras al olmo (el que no nació para el cine, que mejor se dedique a producir concursos de belleza).

Yo la he visto 3 veces en el cine (última función, of course), y aún me faltan como unas tres más antes que la saquen de cartelera. Después de soplarme las 2.30 horas, al regresar a mi casa, me resulta muy difícil dormirme. Pero mi cabeza es un incendio de ideas, lucidez y ganas de escribir. Estoy al borde del insomnio, pero no importa.

Fincher era mi mejor amigo cuando estrenó Seven, una de las películas de mi vida. Pero se me fue cayendo cada vez que publicaba una nueva cinta, desde Fight Club, The Game, hasta llegar a esa cosa tan anodina y autocomplaciente llamada Panic Room. Pero, vamos, todos renacen, y el que tiene talento siempre lo va a mostrar o demostrar, tarde o temprano. Y Fincher se ha reconciliado con harta clase y personalidad.

Zodiaco es una gran demostración de talento, una lucha-juego incesante del gato y r el ratón, una propuesta estilizada en extremo, un gran fresco de USA setentera y un estudio sobre la mente humana, sobre la intrínseca miserabilidad del ser humano, pero sobre todo un alegato sobre la obsesión. Entre los buenos y los malos, siempre será un lastre y una combustible. Zodiaco es sobre un asesino en serie y tres personajes que lo persiguen, inútilmente (un detective, un periodista y un carictaturista devenido en investigador). Es también sobre sensacionalismo, exposición del mass media y una sociedad expuesta al espectáculo de contemplarse a sí misma en todo su patético estado.

Zodiaco tiene un elenco insuperable (desde el extrañamente maduro Jake Gyllenhaal, el cautivante enfant terrible Robert Downey Jr. y el sorprendente Mark Ruffalo encarnando al legendario detective Dave Toschi). También tiene clase, estilo, forma y un gran formato (ni hablar de la banda sonora, imperdible).

Además, después de todo, aunque haya cosas que nunca se lleguen a solucionar, Zodiaco (gracias al gran trabajo de Fincher) en el fondo es un alegato y una advertencia: nunca es tarde para encontrarte (antes que no haya más oportunidades en la vida). Bien que lo sé...



2 comentarios:

milanta dijo...

Hola, ví Zodiaco y creo que le falto algo más de suspenso. Es buena película, tiene buen director aunque eso para mi no me garantiza nada.

Las actuaciones fueron buenas y el tema muy interesante. Ojalá no caiga en el olvido.

Anónimo dijo...

Protessstooo!, ha llegado a iquitos y a chiclayo nooo!??!!!buaaaaa.
Yo muero por verla, soy hincha de Rufallo y de fincher too!!!.
pd: a mi también me pasa que cuando veo una pelí que me marca mi cabeza queda hecha un pandemónium!!...que viva el insomnio!!
Lourdes Vásquez.