10 abril 2008

LIBERTAD PARA MELISSA PATIÑO ¡AHORA!


Melissa Patiño lleva semanas presa en una cárcel de Seguridad del Estado, acusada de un crimen que no cometió. Su único "delito" fue trabajar en Radio Cora y, en representación de su director, asistir a un evento en Ecuador que iba a tratar diversos temas propios de la izquierda "progre" e ingenua de todo el mundo. Claro, Melissa creía - y cree - en una tendencia ideológica que como en todos casos, solo es un matiz de la búsqueda de la verdad en este particularmente incierto mundo.

Pero, por boca de los jerarcas del asunto en el país (un espantoso ministro Alva Castro, un indigno comandante general de la policía) y con ciertos solícitos miembros de la prensa nacional mediatizada (recuerden los nombres de Cecilia Valenzuela y Angel Páez en este bolsón), Melissa se convirtió en una peligrosa "terrorista" que se había trasladado a otro país para, en compañía de otros peligrosos "terroristas", organizar una serie de terribles atentados con ocasión de las cumbres de gobernantes que se realizarán en nuestro país, para contento del mentiroso que actualmente usufructúa Palacio de Gobierno.

Melissa no es terrorista, como ya claramente se ha demostrado en estos tiempos, sin embargo sigue presa, en una actitud que roza ya con la imbecilidad, en el sentido más benigno del término. Porque solo un sistema imbécil, con todas las letras, puede considerar que estamos ante una peligrosa subversiva. A Melissa se le ha acusado de ser parte del fantasmal MRTA, y como tal, parte de su organización. Pero, lo peor, ha excedido largamente todos los periodos legalmente establecidos para investigación de personas y aún no sale en libertad, como correspondería a cualquier ciudadano injustamente acusado en un país medianamente decente.

Pero, claro, en el Perú de Alan García y la doctora Patricia Lozada (la nueva gurú del pensamiento positivo pro gobierno), donde se santifican la violenta represión contra China y se aporrea a los rebeldes antisistema de Quilca usando las viejas tropas bufalescas, Melissa Patiño es el trofeo a exhibir en esta guerra ideológica, demente y patética que el APRA ha iniciado contra los llamado "izquierdistas". Claro, si uno tiene como guías de luz mental a los columnistas del diario Correo, cualquier cosa puede pasar. Pero el costo de tener a una inocente detenida va más allá de cualquier conjetura personal. Es una revelación patente del abuso del Estado y un rostro de su entraña autoritaria y vertical.

No se pide que Melissa Patiño salga libre porque es "poeta" o alguien con afanes intelectuales y "amigos" influyentes. Yo, al menos,no pido que Melissa salga libre porque es afín ideológicamente o porque me parezca graciosa. Desconfío hace mucho tiempo de las tendencias izquierdistas. Pero, aún más, desconfío del Estado represor que se ha caracterizado por triturar a todos los que ha podido, sean de cualquier signo ideológico. Creo que Melissa debe estar libre porque su confinamiento es una vergüenza para cualquier estado democrático.

Al margen del daño irreparable que han cometido el gobierno y sus ineptos funcionarios de seguridad, la libertad de Melissa Patiño debe ser el catalizador para que los arrebatos totalitarios y cavernarios que hace gala el aprismo en estos tiempos se neutralicen. Y en esta cruzada, cuantas más personas se unan, más servirá para demostrar que no estamos dispuestos a tolerar más abusos conscientes y burdos.

Más sobre el caso Melissa Patiño en:
Rodolfo Ybarra
El Morsa
Kolumna Okupa
Utero de Marita
Kilkaron
Javier Arévalo

2 comentarios:

MARTIN ASPAJO DIAZ, Iquitos, Perú dijo...

EN EL PERU SE ESTA VIVIENDO UNA EPOCA EN QUE EL LEMA ES:
SALVESE QUIEN PUEDA!!!

SALUDOS

Carlitos dijo...

Sinverguenzas apristas. Nunca mas deben permitir que regresen al gobierno gente de esta calaña.!!!