07 marzo 2008

EL PERRO DEL PRESIDENTE: REACCIONES LORETANAS


Dos de los más conspicuos y permanentes comentaristas políticos loretanos son Jaime Vásquez y Moisés Panduro, el primero es director del diario Pro & Contra y el ùltimo es un respetable diregente aprista, ahora funcionario público y también columnista habitual de Pro & Contra. Ambos han planteado sus diversas posiciones sobre "El Perro del Hortelano", la temeraria columna del presidente Alan García (comentada hace poco en este diario) sobre los males del país, seguún su punto de vista

Al respecto, Panduro, en un artículo llamado "Amarrando al perro" señala lo siguiente:

"Ésta es una ley orientada fundamentalmente a darle valor a las tierras eriazas. Y de las aproximadamente 8 millones de hectáreas de tierras eriazas que hay en todo el Perú, 7′500,000 se encuentran en la sierra y medio millón en la costa. Consecuentemente no hay tierras eriazas en la selva baja. Sí hay tierras forestales sin cubierta boscosa en otras áreas que han sufrido los efectos de la colonización intensiva y están en la selva alta. Y la diferencia entre tierras eriazas y las tierras forestales sin cubierta boscosa con bosques -sean primarios o secundarios (purmas)- es tan grande, que sólo alguien que no ha leído la ley o alguien que anda mal intencionado, puede confundir. Por eso es que hasta ahora sigo preguntando ¿en qué parte de su contenido, el proyecto de ley habla de venta de bosques o de purmas?. Pero hay gente que todavía sigue con ese sambenito de la “subasta de bosques”. Allá ellos con su contumacia de entendimiento..."

"...Resumiendo, soy partidario del proyecto de ley 840 que algún ignorante ha llamado “ley de la selva” y que hasta los sabihondos repiten sin ningún reparo, pero no estoy de acuerdo con el proyecto de ley 2133. Obviamente, se trata sólo de una propuesta errada por que es muy probable que el Poder Ejecutivo no se haya asesorado bien en este tema. Pero este artículo tiene dos propósitos: ilustrar aunque sea un poquito a los lectores del Congreso de la República -ahí tenemos muchos lectores- para que tengan en cuenta los aspectos expuestos al momento de debatir el proyecto de ley, y también, amarrar al perro del hortelano -a ese que se opone a la inversión y al uso de nuestras potencialidades para salir del subdesarrollo- que aprovechándose de este error pretenderá invalidar todas las propuestas sin ninguna distinción y empezará a ladrar las consabidas letanías de siempre
."

Por su parte, Vásquez, en "Errores de perro" ha contestado lo siguiente:

"En las últimas semanas, por obra de un designio que ni él sabe explicar, nuestro colaborador Moisés Panduro Coral se ha convertido en un defensor de lo que él se resiste a llamar “Ley de la Selva” y que los ignorantes en esta materia seguiremos llamándolo así porque eso representa el proyecto de modificatoria..."

"...Como el mismo Moisés lo admite- quienes “no viven en la selva llaman “restingas” a nuestros “barrizales”. Y esos que no viven en la selva son los que han elaborado el proyecto. Y esos que han elaborado el proyecto son los burócratas que el aprismo ha llevado a las más altas esferas del Poder Ejecutivo. Y en verdad Moisés debería pedir que cuando se trate sobre la selva al menos le llamen para consultarle porque estoy seguro que conoce más de nuestra realidad que los burócratas a los que se resiste llamar como ignorantes, que en verdad son más que eso. Porque la ignorancia mezclada con mala intención es terrible. Y si se añade corrupción las consecuencias son catastróficas."

Tan nefasto y dañino es el proyecto que el expresivo Moisés lo llama “una propuesta errada” simplemente por que es muy probable que el Poder Ejecutivo no se haya asesorado bien en este tema. Con buena intención seguramente nuestro colaborador intenta asesorar a los congresistas de la República. Pero debe saber que todos los parlamentarios tienen asesores que desconocen la selva y están allí por favores políticos más que por sus capacidades profesionales.

Pero cuando Moisés entra a un terreno canino se hace evidente su intolerancia y sectarismo que me imagino habrá aprendido desde que decidió militar en el aprismo. Deja entrever que los perros del hortelano aprovechándose del error burocrático ladrarán para invalidar todas las propuestas sin ninguna distinción. Y en eso los que ven perros en huertas ajenas y no ven los tremendos buldogs de la inversión que tienen en la propia nos quieren decir que de esa forma damos la espalda a la inversión y al uso de nuestras potencialidades para salir del subdesarrollo."


Habría que recordar que la opinión de Moisés Panduro actualmente es una voz solitaria dentro del contexto amazònico en cuanto al tema "perro del hortelano". Sin embargo, es una voz lúcida, a pesar de su carácter confrontacional. Y a pesar de que está mayormente equivocada, según nuestra opinión.



No hay comentarios.: