10 mayo 2006

LA "DEMOCRACIA" ENARBOLADA POR ALAN (II)

¿Son democráticas las propuestas de Alan García en estas elecciones? Yo discutiría enormemente que un supuesto partido democrático como el APRA y, más aún, un candidato que ha disputado anteriormente elecciones tenga algunos recuerdos nada gratos en materias diversas vinculadas al Estado de Derecho

Porque, no es menos cierto que diversas investigaciones independientes, entre ellas las del extraordinario libro “Muerte en el Pentagonito”, del periodista Ricardo Uceda, detallan las conexiones del partido aprista y escuadrones paramilitares liderados por Alberto “Chito” Ríos, manipulados por el conocido Agustín Mantilla, ex secretario personal de García y ex ministro del Interior durante el quinquenio 85-90. Los paramilitares ejecutaron a personajes vinculados al senderismo y a la oposición radical. Estos lazos peligrosamente cercanos dieron vida al Comando “Rodrigo Franco”, cuya vinculación partidaria hasta el momento no ha podido ser desvirtuada, más bien confirmada.

Claro, está, las diversas violaciones de derechos humanos durante el régimen aprista, documentados por la Comisión de la Verdad, no tuvieron respuesta por parte del señor García, a pesar de que, en muchos casos, los excesos eran demasiado evidentes (producto de la gran guerra contra subversiva que se libró en dichos años, con una democracia rehén de las Fuerzas Armadas. No sólo fueron la matanza de los penales o Cayara, sino mucho más, que aún el ex presidente no considera fueron errores de estrategia contra el terrorismo imperante en esos tiempos.

Pero, si aún hablamos del pasado lejano, no podemos dejar de recordar las increíbles propuestas de esta campaña, realizadas por el propio candidato García, propuestas absurdas que quizás uno debe atribuirlas a la necesidad de arrebatarle banderas antisistema a Humala. Dos de las perlas más importante de este pensamiento antidemocrático fueron, por un lado, la propuesta de que los “jueces sin rostro”, ese mecanismo que ya fue considerado nada digno de un estado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, era “interesante” y “válido”. Además, lo más increíble, García ya ha amenazado con “disolver” el Congreso si es que éste se empecina en no aprobar sus medidas de gobierno, en unas declaraciones que más bien nos hacer recordar el “autogolpe” de Alberto Fujimori el 5 de abril de 1992.

Vistos están, pues, algunos ejemplos (Desde luego varios más serán posibles de encontrar) en la sinuosa “trayectoria democrática” del candidato García Pérez. Y, claro está, aunque Humala, sea algo así como el lobo light del cuento, eso tampoco le permite a los panegiristas, adláteres y candorosos acompañantes de ocasión señalar que el líder aprista es precisamente una caperucita de estrella roja (salvo, quizás, por alguna sangre derramada en el camino nada fácil de gobernar en un país como el nuestro).

No hay comentarios.: