06 abril 2006

FUJI-RATA Y CHINITA SINGUENGUENCHONA SE CASARON EN AUSENCIA (Y YO QUE QUERÍA TIRARLES ARROZ...)

En el mitin de cierre de campaña de Martucha, y con la presencia de Keikito, ayer, se dio la noticia más esperada por el circo-beat político: Alberto y Satomi se casaron. Fujimori y Kataoka contrajeron nupcias. Fuji-rata y su financista se dieron el sí, supuestamente para siempre (¡qué ilusos!).

“Yo soy Satomi, querido pueblo peruano, quiero anunciarles con mucha algarabía que yo, Satomi, ya me casé con Alberto”, habló mitad en español y mitad en japonés, y desató la emoción, de todos los coj...perdón, de todo los asistentes a tan importante fiesta cívica, convocada por tan distinguidos y decentísimos ciudadanos. El ex mandatario y la empresaria hotelera nipona, según cables internacionales, registraron su matrimonio en ausencia en Tokio, Japón. Según un comunicado de los representantes de ambos, para Fujimori, de 67 años, este acontecimiento suponía “el día más feliz” de su vida, mientras que Satomi Kataoka prometió “dedicar su vida” a proteger al ex jefe de Estado.

Ummm, lo único que se le puede desear a la feliz parejita es larga vida...y mejor salud para afrontar todos los procesos que se les vienen. Pobre Satomi (pero ingenua no es...). Lo negativo es que no invitaron a la boda ¿Será que Arberto estaba recluído como un roedor en Santiago y la Chinita singuenguenchona haciendo lo imposible para parar los mítines de su socio. Igual, muchos hubiéramos querido estar allí para ovacionar a los novios, y para tirarles arroz...pero obviamente en sacos de 50 kilos cada uno (y por montones).

No hay comentarios.: